Biopsia líquida

El término biopsia líquida en oncología engloba dos conceptos distintos, la detección de células tumorales circulantes (CTCs) liberadas al torrente sanguíneo desde tumores primarios o metástasis y la detección de DNA tumoral circulante (ctDNA) procedente de células tumorales apoptóticas. La presencia de ctDNA fue descrita en 1977 no obstante, debido a su fragmentación y la baja de proporción de ctDNA presente en plasma, su utilidad clínica se ha visto íntimamente ligada a la aparición de nuevas tecnologías de alta sensibilidad como la PCR cuantitativa alelo-específica, la PCR digital, BEAMing y técnicas secuenciación masiva.

Estas nuevas tecnologías abren un amplio abanico de aplicaciones clínicas para el estudio de ctDNA:

  • Caracterización de tumores en pacientes donde no es posible obtener una biopsia. Numerosos estudios han demostrado una alta correlación entre la detección de mutaciones puntuales clínicamente relevantes, como KRAS o EGFR, en tumores y plasma de pacientes oncológicos, especialmente en estadios avanzados o metastásicos. La Food and Drug Administration (FDA) aprobó en junio del 2016 el uso de un test de PCR cuantitativa (cobas EGFR Mutation Test v2, Roche) para la detección de mutaciones de EGFR en plasma de pacientes con carcinoma de pulmón no microcítico (NSCLC) que puedan así beneficiarse del uso de inhibidores especifícos como Erlotinib.
  • Aparición de resistencias al tratamiento. La detección de mutaciones de resistencia en el plasma de pacientes en tratamiento con quimioterapia, incluso antes de que sea visible su progresión radiológicamente, puede permitir un cambio terapéutico con evidente beneficio clínico y evitar toxicidades innecesarias. La monitorización de la cantidad de ctDNA durante el tratamiento puede a su vez ser un indicador de respuesta.
  • Factor pronóstico. Aunque los niveles de ctDNA varían dependiendo del tipo de tumor, su velocidad de crecimiento y apoptosis y su vascularización, existe una correlación entre la cantidad de ctDNA y el estadio.
  • Seguimiento no invasivo. La posibilidad de estudiar no solo mutaciones puntuales, sino también paneles de mutaciones cáncer específicas mediante secuenciación masiva de ctDNA, amplia enormemente su utilidad clínica ya que permite abordar el problema de la heterogeneidad tumoral y la aparición de nuevas mutaciones durante la evolución de la enfermedad.

 

01-2017 / Dra. R. Román

2017-03-14T23:30:06+00:00